Situación
Instalaciones
Actividades
Historia Fotografías

Tarifas

Inicio

 

LOS PUENTES DE LA CALZADA DE LA VEGARADA

Alto Curueño

De todos los caminos de la vida
elegiré éste que cruza hoces y puentes
e ignora el círculo de buitres
que cerró su armadura sobre los negrillos.

Piedra de Sísifo rodante
subiré el Puerto a contraniebla
por este enamorado valle del río del olvido.

En sus riberas una nueva memoria florará,
última sílaba de los nombres del mundo.

Poemario de Ángel Fierro

Las vías romanas.
Los puentes romanos y medievales de la Calzada de la Vegarada.

De todos los caminos utilizados por el hormbre peninsular en el pasado, ninguno ha resultado tan duradero y determinante como las Vías romanas. Es muy posible que estos trazados aprovecharan trochas anteriores, cazadores o ganaderos de las tribus autóctonas, y después de servir a los romanos para sus fines de conquista, pacificación o explotación minera, volvieron a su primitiva utilidad de rutas pecuarias, aprovechadas también por peregrinos, arrieros y caminantes en general.

El municipio de Valdelugueros cuenta con uno de estos históricos caminos, iniciado, quizás, por el reiterativo deambular de los ganados, o por la búsqueda consciente de los primitivos pobladores de un paso seguro que hiciera transitable el cruce de la cordillera: es la Calzada Romana de la Vergarada, "La Calzada", como se conoce desde siglos.

Es de opinión unánime que se trata de una vía de origen prerromano, aunque deba su mejora y consolidación a los conquistadores cántabros y astures.

Durante este periódo anterior a la historia hubo de ser, sencillamente, vía de tránsito, alcanzando con los romanos rango de vía militar. A estos cometidos se unirían más tarde el religioso, al servir a los peregrinos que por estas riberas acudían a San Salvador de Oviedo durante el medioevo, y el ganadero, por convertirse en cordel de la Mesta, o ramal de la Cañada Occidentas Leonesa, hasta su desaparición en 1.836. Los rebaños continuaron transitándola, y La Calzada registró un nuevo cometido de tipo comercial, con el fenómeno de la arriería, que la utilizó durante siglos. En los últimos tiempos ha vuelto a ser, sencillamente vía de tránsito, colonizada en muchos tramos por la moderna carretera de principios del siglo XX.

Virtudes que la convierten en referencia y eje vertebrador del territorio. Su longitud desde el Puente Villarente a Vegarada es de unos 60 km, de los cuales solo escasos 20 km median entre el Puente de los Verdugos, considerado en la práctica como puerta del municipio del Valdelugueros, y el alto del puerto.

 

 

 

 

 

Su firme, por los restos aún visibles, era en general de

Cantos rodados ("glarae stratae"), aunque en ocasiones avanza excavandoen la roca, con taludes, roderas e inclinaciones transversales que llegan a alcanzar el 40%.

Con el paso del tiempo, la Calzada primitiva sufrió todo tipo de embates de hombres y elementos atmosféricos. Los peraltes se derrumbaron, al empedrado le creció la hierba, las correntías de aguas erosionaron su firme o las mejores piedras fueron sustraídas para todo tipo de construcciones.

Una peculiaridad digna de señalarse es la aparente circunstancia de que la Calzada efectúa una bifurcación, a la altura de Las Vegas de San Pedro: mientras un ramal toma cota hacia los Altos de la Braña, hasta los 1.300 metros de altura y regresa al Curueño por el arroyo de Villarías, otro trazado sigue el río Curueño por su izquierda, aún hoy día perfectamente visible por su talla en la roca, hasta confluir igualmente en el pontón de Villarías.

En este transcurrir de La Calzada se marcaban los tramos que correspondía mantener a cada pueblo. Las marcas consistían en 3 agujeros que se hacían a las piedras oscuras, de formación caliza, que delimitaban los bordes de La Calzada.

Los Puentes del río en el Concejo del Val de Lugueros

A partir del Puente de los Verdugos o del Ahorcado, cuya silueta en el fragor de las Hoces - entre Nocedo y Los Caseríos de Valdeteja - abre la puerta a pie de agua al municipio del Val de Lugueros, se puede ver todo un tapiz de obras humanas, los abordajes que sufre el río, en el brevísimo espacio de unos kilómetros, y esa circunstancia define por sí misma la idiosincrasia de tan torturado territorio: parajes bravíos, rutas inverosímiles, caminos inseguros pero ya transitados desde el alba histórica por pastores y tropas, transhumantes y arrieros, peregrinos y viajeros.

La omnipresencia de los puentes que tejen el río es, pues, señal de identidad del propio territorio, hasta tal punto que uno de ellos fue elegido como motivo representativo para el Escudo Municipal.

Alguno de los puentes que jalonan los pasos son de singular belleza, por la perfección de arcadas y luces, o la disposición de las piedras de sillería que arman sus bóvedas. Otros sufren el deterioro, casi el olvido, de los humanos, abandonados por la calzada a la que sirvieron, y cercanos al derrumbe de sus ojos de luz, en el silencio melancólico de parajes deshabitados.

Ruta, por tanto, de carácter histórico, que puede visitarse a pie, en bicicleta o automóvil, siguiendo el paso de la moderna carretera, y acompañada por 8 paneles descriptivos.

LOS PUENTES DEL RÍO
Pto. Km.
Nombre / Zona
Época
Observaciones
9,200 "Los Verdugos o del Ahorcado" Romana Restaurado, con discutible criterio, por no respetar la estructrura ni los materiales del puente original.
13,000 Puente del Villarín Romana Restaurado (También de Mesmino o "La Puente Mocha" sobre Las Vegas de San Pedro)
13,800 Pontón de Villarías Romana Restaurado. En el arroyo Villarías, en la salida hacia La Braña y Arintero.
16,700 Lugueros Medieval Junto al molino de Lugueros, sobre bases romanas. Restaurado en 2.001, con buen criterio y respeto al original.
18,100 Campos de Lugueros Medieval Sobre bases romanas, está situado en "Los Campos de Lugueros", o "Llano Nevero", fuera de la carretera en un entorno privilegiado. Es conocido en la zona como "La Puente Nueva".
20,400 Cerulleda ("Bajero") Medieval De arcaica estructura, al sur del pueblo.
20,800 Cerulleda ("Cimero") Medieval

Situado al norte del pueblo, junto al molino en que vivió y escribión Jesús Fernández Santos.

24,500 Pontón de la "Vega de Coruñón" sobre Redipuertas Romana Situado en descampado, en "La Campera de la Manzanilla". Hermoso y entrañable, ha sido recientemente restaurado.

Atrás

PROLUFER